Protegerse del calor en tiempos de pandemia

El verano en Paraguay inició técnicamente en diciembre, pero enero es el mes veraniego por excelencia, porque con las vacaciones, existen más oportunidades para exponerse a las bondades del Sol y del calor. Tras el breve alivio que vivimos con los chaparrones que se registraron en la última semana del 2020, la Dirección de Meteorología adelanta un aumento de la temperatura durante la próxima semana.

0
501

Este año, las recomendaciones para evitar problemas de salud provocados por el calor se sumarán a los cuidados que debemos tener en cuenta para evitar contagios de COVID-19. Si usar mascarillas ya era difícil durante los meses de invierno y primavera, es lógico pensar que en el verano la experiencia será ligeramente más complicada. Sin embargo, si tenemos en cuenta cada uno de los consejos, podremos asegurar nuestra seguridad durante lo más intenso de esta temporada sin dejar de lado las medidas tomadas por la pandemia.

Lo primero es tener en cuenta la hidratación, a través del consumo de agua y otras bebidas. Por el calor, nuestro cuerpo perderá líquidos para mantenerse fresco, por lo que, si no reponemos esa pérdida con la frecuencia suficiente, podríamos sufrir las consecuencias. Mientras no notemos síntomas de deshidratación, utilizar mascarillas no debería representar mayores inconvenientes.

Dentro de lo posible, debemos evitar exponernos al Sol dentro de las horas de calor más intenso: de 10.00 de la mañana a 16.00 de la tarde. En caso de exposición, incluso dentro de las horas consideradas más seguras, es necesario utilizar protección para la piel, la cabeza y los ojos. Así, por ejemplo, podemos recurrir al protector solar para evitar quemaduras, a sombreros y gorros para proteger la cabeza y al protector solar para cuidarnos de las quemaduras solares.

A pesar de que la ropa nos protege, hay que evitar utilizar prendas muy gruesas, largas y oscuras que aumenten la temperatura del cuerpo. Nuestro cuerpo transpira para regular el calor, por lo que utilizar ropa que dificulte la sudoración podría acarrear inconvenientes para el bienestar.

Hay que tener en cuenta es que las personas más vulnerables a sufrir afecciones por el calor son los adultos mayores y los niños pequeños, pues ellos podrían tenerlo más difícil a la hora de reponer los líquidos perdidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí