“Kasero, Sucio y Barato” de Revolber: el debut de la banda que revolucionó el rock nacional

Revolber reconoce en su historia a “Kasero, Sucio y Barato” como su primer álbum. Tuvo repercusión fuerte en Ciudad del Este en su momento. Sin embargo, como no llegó a los mismos niveles en la capital y otros puntos del país, hoy en día es desconocido para una buena porción de la gran cantidad de fans de la banda. Alfredo Duarte rescata en primera persona la historia y anécdotas de este CD.

0
2684

Disculpen el pixelado de la imagen de tapa. Ha pasado tiempo. Son 20 años desde que yo y un amigo de la adolescencia fuimos al estacionamiento de un enorme taller mecánico y lavadero en el barrio Remansito de Ciudad del Este, en donde se hizo el show de lanzamiento de “Kasero, Sucio y Barato” de Revolber (cuando eso todavía eran Revolver con “v”), un 21 de setiembre del 2000.

Llegamos tarde; en esa época, como el público de rock era muy joven, muchos conciertos empezaban desde muy temprano. No alcanzamos a ver a la banda de Patrick, Polla y compañía, pero sí a Reciclaje y a otros grupos locales que tocaron después. Sin embargo, conseguimos lo más importante: una preciada copia del disco debut de nuestra banda local favorita.

Recuerdo que mis amigos solían ir a mi casa solo para darle una escuchada al CD. Para nosotros, era todo un acontecimiento. La mayoría de las bandas de rock paraguayo que conocíamos sonaban a Soda Stereo o a The Cure, o en el mejor de los casos, continuaban la resaca del grunge y el rock alternativo noventoso que, todavía en ese entonces, daba sus últimos manotazos de ahogado. Me cubro la cabeza para defenderme de los piedrazos – a mí también me gusta Soda Stereo y me encanta Nirvana, no me tomen mal – pero intenten entendernos: eramos niños, éramos la “sangre nueva”, escuchábamos Molotov, Red Hot Chili Peppers y Rage Against The Machine, y de pronto, había una banda en nuestra ciudad, en nuestro BARRIO, A LA VUELTA DE NUESTRA CASA que hacía más o menos lo mismo que ellos. Inevitablemente, en nuestras cabezas había años luz de distancia entre lo que sentíamos por Revolber y cualquier otra banda local o nacional.

Vayamos a lo informativo y preciso, para quién conté con el amable aporte de Juampa Ramirez, ex bajista de la banda. “Kasero, Sucio y Barato” fue grabado en Limbo Estudio (Asunción) y producido por Mike Cardozo. La formación que lo registró fue: Gustavo “Vincha” López (Batería), Juampa Ramírez (Bajo), José “Polla” Taboada (Guitarra) y Patrick Altamirano (Voz). Como el CD jamás ha sido reeditado con su tracklist original completo, es de rigor por motivos documentales e históricos mencionar la lista entera de temas: “Funky en mi casa”, “Unpensamiento”, “Otranka”, “Kakato”, “Reviro”, “Hermano Querido”, “Poder Nacional”, “Armado y Puesto en Marcha”, “Jahapa” y “Disparate Kure”. Como track oculto al final de “Disparate Kure” estaba “7 hermanos y un misil”. 4 canciones que tuvieron su versión definitiva en Ka’imonomacaco y una que apareció de nuevo en el tercer disco, Sacoleiro Mágico.

3/4 de la formación que grabó «Kasero, Sucio y Barato»: de izquierda a derecha, Francis (quien grabó el primer demo), Patrick, Gustavo «Vincha» y Juampa.

Volviendo al ‘mundo de las ideas’ de Platón, al recuerdo de pogos lejanos y conciertos en plazas: todos los temas de Kasero, Sucio y Barato que terminaron siendo éxitos del rock nacional tiempo después, ya eran hits en Ciudad del Este años antes. En 2001 ya se armaba el pogo con “Jahapa” (primerísima canción compuesta por la banda, cabe resaltar), “Kakato” era el tema más pedido por los perros/as y todos cantaban “ayna socorro, SUELTEN EL PORRO” cuando Patrick lo pedía.

A estos, habría que sumarle “Poder Nacional” con su inolvidable coro “Un Old Tradi, un Palermo, un stone/Estaba hecha la diversión”. En esos tiempos, Revolber tenía un muy buen sitio web (“homepage”, ¿recuerda este término alguien?) alojado en un servidor brasileño que contenía, entre fotos e info, las letras de las canciones. En el mismo estaba transcripto el coro como “Un Old Tradi, un Palermo y los Stones/Estaba hecha la diversión”. ¿Stones, por los Rolling Stones? Bien jugado.

La versión de “Jahapa” tenía un inesperado corito de “bamba, bamba” (si si, como en la canción de Ritchie Valens) en el segundo verso e iba cayendo un poco en velocidad a medida que pasaba – no había metrónomo. Este tipo de pequeñas desprolijidades desparramadas alrededor de “Kasero…”, lejos de arruinar la experiencia de escucharlo, hacen la audición mucho más divertida y te transportan más cerca a lo que eran los conciertos de la banda en aquel entonces.

“Disparate Kure”, por su parte, comenzaba de manera muy similar a “Take the Power Back” de Rage Against The Machine, y contaba con la excelente participación de Flex (Fernando, vocalista de Toing!). Si no les suena, es la misma tremenda voz aguda y rasposa presente también en “Agachate” de Turkish Blend, que cae como un guante a cualquier tema hardcore o funk-metal. En la misma canción, también participa John Aguiar (Dokma, Cañete)

Juampa, Robert Bernal, Patrick y José Taboada (guitarrista que grabó «Kasero, Sucio y Barato»)

Probablemente el track que sufrió mayores cambios en su posterior versión de Ka’imonomacaco fue “Kakato”. La original de “Kasero..” era mucho más rápida y tenía un verso “marcación” que fue retirado en la versión posterior, por decisión de la propia banda. Imaginense el chasco que se llevaron algunos amigos de Asunción allá por el 2005 cuando en una madrugada cantábamos con una guitarra a los gritos este tema y yo empiezo a rapear “para ser feliz/solo hace falta polvo en la nariz/y te abres de nuevo la cicatriz”. Silencio súbito, y todas las miradas hacia mí como diciendo ¿¿qué carajo estás diciendo?? Tuve que volver a revisar mi vieja colección para convencerme de que no estaba loco y ese verso sí existía.

En general en “Kasero..” predomina el estilo funk agresivo que caracterizó a la primera etapa de Revolber. El groove y los riffs pesados dominan el disco, con voces mayormente rapeadas y gritadas (había momentos cantados, como siempre los hubo, pero mucho menos que en los discos posteriores). Si hacemos una línea temporal, podríamos clasificar este como el álbum “polenta”, el “Blood Sugar Sex Magik” de Revolber, mientras que “Ka’imonomacaco” fue un disco de transición hacía un sonido más melódico (su “Californication”) y Sacoleiro Mágico el disco más “pop” (el “By The Way”?), aunque sin dejar de lado la diversidad musical que siempre los caracterizó y las influencias funk.

¿Cuál fue el impacto que tuvo en la banda “Kasero..”? “Fue un punto decisivo para nosotros”, cuenta Juampa. “Luego de terminar de grabar “Kasero..” hubo una pausa larga en el grupo. Fue el momento en el que debíamos decidir entre llevar adelante el proyecto (llevarlo al siguiente nivel) o que se vaya a la mierda (risas)”. Pues bien, el CD había sido un éxito en el este del país, y los llevó a ser con diferencia la banda más popular de la región. Sin embargo, el potencial de Revolber sin duda daba para todavía mucho más, y el resto creo que ya no hace falta contar.

Agradecimientos especiales a Juampa Ramirez, José Taboada y Patrick Altamirano, sin cuya ayuda no hubiera sido posible ésta nota.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí