Historia de los Pilsen Rock, parte 2: del Beach Park al Jockey, con récord de público

Ese ka'a tocando en el Pilsen Rock Vol. 2. Foto: Sitio oficial del festival. Hoy inactivo.

Willy Suchar, miembro del equipo que realizó el primer Pilsen Rock, nos cuenta que para la segunda edición su disquera Kamikaze ya no participó de la producción: “Hubo una serie de cambios en Cervepar, cambió el gerente de marketing, varias personas con las que teníamos relación ya no estaban o fueron a otros puestos. Entonces la nueva gerencia decide trabajar con otras personas, aunque siempre siguieron llamando a bandas de Kamikaze”, relata Suchar.

Esta vez, Pilsen se alió con Radio Venus para la promoción del Pilsen. Se hizo el sábado 14 de mayo del 2005 y en la previa (debido a la gran expectativa generada por el éxito del Vol. 1) se gestaron los rumores más locos: se nombraba incluso a Red Hot Chili Peppers entre las posibles cabezas de cartel. La grilla final quedó con Ratones Paranoicos, Attaque 77, Paralamas, Miranda!, Buitres, y las nacionales Revolber, Flou, S.K.A. y Rolando Chaparro. Para algunos, decepcionante, dado que todos los nombres internacionales (con excepción de Miranda!), ya habían pisado antes suelo paraguayo varias veces. Por otra parte, era otra gran oportunidad para las bandas paraguayas de tomar el protagonismo, y así lo hicieron.

Consagración para las bandas locales

Flou abrió el concierto a la tardecita, al grito de “VAMOS A DEMOSTRAR QUE LOS PARAGUAYOS SÍ SABEMOS LLEGAR A HORA CARAJO!!!”. En ese entonces, tras 2 años de arduo trabajo de difusión, por fin su primer disco “Ataraxia” (2003) estaba empezando a tener su buena cantidad de adeptos entre el público. A pesar del horario tempranero, ya había un número interesante de gente, y el cuarteto incluso adelantó “A tu lado”, tema que haría parte de su segundo CD. Era el comienzo del recorrido de Flou, de pasar casi desapercibido en las giras hasta, de a poco, llegar a ser la banda más convocante del rock nacional.

Por mucho lo más esperado a nivel local fue Revolber, no solo por su buena actuación en la primera edición, sino por el enorme impacto que había tenido su disco “Ka’imonomacaco”, lanzado a fines del año anterior. Como en 2004, el público se descontroló en un pogo bestial, con la diferencia de que esta vez la gente se sabía todos los temas: “El solo” y “Jahapa” estuvieron entre los hits del verano, y “Ka’imonomacaco” se iba perfilando como uno de los grandes discos de la nueva generación del rock nacional. La sorpresa fue “Unpensamiento”, canción de su album debut que inesperadamente el grupo eligió para abrir el show (a más de un esteño en el público se le habrá pintado una sonrisa con la sorpresa).

S.K.A. fue una muestra de lo rápido que iban sucediendo las cosas dentro la escena local: una banda que en ese entonces tenía apenas un demo de 4 temas publicado (y que hace un año atrás solo los vagos del ska-punk conocían) ocupaba un escenario como ese y encima no dejaba nada que envidiar a Revolber o Flou en reacción de parte del público. Su show fue un baile de inicio a fin, con temas de su demo, de su venidero álbum “Verde” y hasta un medley con “Cannabis” de Ska-p. De nuevo, lo que menos uno se imaginaría solo meses atrás era tener a 60 mil personas en un hipódromo en Paraguay bailando al ritmo de un tema de una banda de ska-punk izquierdista española, pero así fue el 2005, año de la fiebre ska paraguayensis. Finalmente, Rolando Chaparro hizo un set con temas de todas sus etapas; la mayor reacción del público fue con su cover de “Galopera”.

Muchos hits y un poco de vergüenza internacional

El momento incómodo y bochornoso de la noche vino con la presentación de Miranda! Si bien, es cierto, uno se pregunta qué carajos estaban pensando los productores al creer que el electro-pop de la banda argentina podía encajar en una grilla junto a Ratones Paranoicos y Attaque 77, nada de esto justifica la vergonzosa reacción del público, que sacó a pasear a toda su homofobia esa noche de sábado.

Los Miranda!, en un momento dado, incluso parecieron darse cuenta de que a algunos (muchos) intolerantes en la multitud les molestaba mucho más su vestimenta y estética en general que su música, y entonces procedían a provocarlos e irritarlos aún más, haciendo bailes y coreografías. No pudieron terminar su set; fueron prácticamente echados a piedrazos tras 3 o 4 temas, sin embargo, nada de esto pudo impedir que “Don” y “El Profe” fueran megahits en Paraguay tan solo un año después. El que ríe por último..

Buitres (de Uruguay, formada por algunos ex integrantes de la legendaria banda punk/post-punk Los Estómagos) hizo un set bien recibido por el público, aún cuando no tenían demasiado nombre ni hits en Paraguay. Paralamas fue lo contrario: a pesar de su renombre, la reacción de la gente fue fría; era una audiencia muy joven, que no conocía sus hits de los años 80. De todas formas, la calidad de la performance del power trio brasileño fue impecable.

Las bandas internacionales más esperadas fueron Attaque 77 y Ratones Paranoicos. Attaque dio un buen show, aunque talvez haya mermado un poco su energía al dejar de lado sus temas más punk rock y dedicarse prácticamente solo a los hits más obvios y gastados posibles (incluyendo la insoportable versión de “Amigo” de Roberto Carlos). Pero bueno, eso al fin y al cabo es lo que pide el público de un festival, ¿no? Los Ratones cerraron la noche, para alegría del público rolinga presente.

El saldo fue nuevamente muy positivo, en especial para las bandas paraguayas. El salto de cantidad de público fue muy notorio, y se notó incluso más en algunos problemas que hubo con el sonido: no dio abasto para semejante cantidad de personas. En las franjas más alejadas del escenario se escuchaba muy poco; era una bola de rebotes y ecos. La gente en esas partes se dedicaba más bien a beber y a conversar.. qué lo que tanto, la entrada estaba barata, con lo cual sobraba más para la birra. Lo importante: se había inaugurado un nuevo nivel de masividad y repercusión dentro del rock nacional.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *