Paraguay sigue sin acciones efectivas contra la trata y el criadazgo

Cada 16 de abril se recuerda a nivel internacional, el “Día de la Lucha contra la Esclavitud Infantil”. Esta problemática afecta a más de 200 millones de niños y niñas a nivel mundial, según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En Paraguay, la esclavitud infantil se manifiesta por ejemplo a través de la trata y criadazgo, problemáticas que siguen sin acciones efectivas de combate por parte del Estado.

0
145

La esclavitud infantil se manifiesta a través de distintas formas de sometimiento, entre ellas se encuentra el trabajo forzoso, la trata infantil, la esclavitud doméstica, el matrimonio forzado, el reclutamiento para ser soldados o combatientes y la explotación sexual.

En nuestro país, las formas más comunes de esclavitud infantil son la trata y el criadazgo. “La trata con fines de explotación sexual principalmente en la zona de frontera, siendo mujeres y niñas las víctimas más comunes y también el criadazgo, representa otra práctica muy vigente en nuestro país”, explicó Carlos Flecha, representante de la organización Callescuela e integrante del Consejo Municipal de Niñez y Adolescencia de Ciudad del Este.

¿Cómo identificar casos de esclavitud infantil?

Existen niños y adolescentes asumiendo trabajos ilegales, peligrosos y degradantes. “Cuando no se respeta la dignidad, las condiciones aptas para el trabajo, la edad y la situación del niño con una carga laboral excesiva ya podemos hablar de esclavitud infantil”, aclaró Flecha.

La explotación laboral infantil continúa cobrando sus víctimas. En Paraguay no existe una ley penal que sancione el criadazgo. Un total de 46.993 niñas, niños y adolescentes están bajo el régimen de criadazgo, de acuerdo a un informe de la Dirección General de Estadísticas y Censos del 2011. Un caso emblemático de criadazgo en nuestro país, es el que tuvo como víctima a Carolina Marín, una adolescente de 14 años asesinada en manos de su patrón, un ex militar. El hecho ocurrió en el año 2016 en Vaquería, departamento de Caaguazú.

El punto más importante, según el educador y miembro de Callescuela, es que cada niño tiene el derecho de disfrutar de su infancia. “Estos niños además no cuentan con las garantías de realmente desarrollarse como futuro ciudadano ya que en vez de disfrutar de juegos y aprendizajes el menor debe cumplir con compromisos laborales impuestos por un adulto o un grupo de adultos irresponsables y hasta criminales”, comentó.  

La urgencia de políticas públicas efectivas

Flecha lamentó que la esclavitud infantil continúe afectando a la población más vulnerable, de ahí la importancia de crear conciencia y exigir su erradicación por parte de las autoridades. “Existe a nivel nacional y local diferentes actores e instituciones de la sociedad civil o estatal que son parte del Sistema Nacional de Protección, como la CODENI y los Juzgados de la Niñez y la Adolescencia por ejemplo. Estas instituciones deben crear políticas para prevenir estas vulneraciones de sus derechos y al mismo tiempo deben crear dispositivos para resguardar los derechos de los menores de edad”, concluyó.  

Si bien desde el Ministerio de la Niñez y la Adolescencia, así como del Ministerio del Trabajo se han realizado varias campañas de concienciación para combatir la cultura del criadazgo y advertir sobre los riesgos de trata de personas, no existen políticas públicas específicas ni inversión suficiente para erradicar estos crímenes.

En cuanto a la trata, las fronteras en Paraguay son vulnerables y propicias para este crimen ante el deficiente control de la Dirección de Migraciones. Menores de edad cruzan la frontera paraguaya hacia el Brasil, muchas veces en poder de adultos que no son sus padres o tutores legales, sin ningún tipo de verificación. En cuanto al criadazgo, es una práctica frecuente y normalizada por muchas familias paraguayas. La pobreza que enfrentan miles de familias paraguayas es un factor determinante, que se convierte en un riesgo y expone a los niños y niñas a ser víctimas de estas formas de esclavitud infantil.   


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí